Albert Einstein


Homenaje. A 54 años de su muerte.

“(…) El regalo de la imaginación ha significado más para mí que mi talento para absorber el conocimiento absoluto. La imaginación es más importante que el conocimiento. Es un factor verdadero en la investigación científica…"


"¿Cómo puede ser que la Matemática, siendo al fin y al cabo un producto del pensamiento humano independiente de la experiencia, esté tan admirablemente adaptada a los objetos de la realidad? "



" Sus primeros pasos en la escuela fueron poco prometedores,los profesores no tenían buena opinión de un niño que hablaba tan despacio que les exasperaba. Con diez años –en la escuela primaria– el hijo de los Eintein empieza a mostrar sus posibilidades pues se inicia en la lectura de divulgación científica y ya se había familiarizado con el álgebra. El encargado de enseñarle fue su tío Jacob, al que gustaba repetir:

El álgebra es una ciencia muy divertida. En ella se caza un
animalito cuyo nombre se ignora y al que se designa por x.
Cuando ha caído en la trampa, el cazador le agarra y le da
su verdadero nombre.

Esta caza algebraica le deleitaba hasta el punto de saltarse los métodos convencionales usando atajos. Su tío fue también el que le mostró por primera vez el teorema de Pitágoras:
El teorema de Pitágoras me lo enseñó uno de mis tíos,
antes... Tras arduos esfuerzos logré probar el teorema
sobre la base de la semejanza de triángulos.

Pero será en el Gimnasio muniqués donde se produce el apasionante encuentro del joven con la geometría:

A la edad de doce años experimenté el asombro con un
librito sobre geometría euclídea del plano, que cayó en mis
manos al comienzo del curso escolar. Había allí asertos,
como la intersección de las tres alturas de un triángulo en
un punto... podían probarse con tanta seguridad que parecían
estar a salvo de toda duda.

Muchos años más tarde, Albert fue así de contundente al expresar la importancia de la formación geométrica en el despertar intelectual:

Si Euclides no ha logrado inflamar vuestro entusiasmo
juvenil, esto significa que no habéis nacido para convertiros
en un pensador científico.

Cossas como estas podes hallar en el link del final...

Albert Einstein obtuvo el título de Profesor en Física y Matemáticas en la Escuela Politécnica Federal de Zurich en 1900, y aunque decidió dedicarse a problemas de la realidad física siempre tuvo que recurrir a nuevas herramientas matemáticas, hasta el punto que el sueño de sus últimos años –la teoría de la unificación– le exigió un esfuerzo matemático que no logró resolver, pero que le mantuvo en plena creatividad.

Su legado no sólo han sido los problemas resueltos, también forma parte de su herencia la búsqueda inacabada de la unidad del cosmos.


En este artículo se hace un repaso sobre la formación matemática de la personalidad más influyente del siglo XX (encuesta de la revista Time), sus opiniones sobre la disciplina,
y sobre las matemáticas usadas en sus principales obras.

www.revistasuma.es/index.php?option=com_docman&task=doc_download&gid=128&Itemid=33